Visitas:
14 de Septiembre 2018
ECONOMÍA SOCIAL EN AGRONOMÍA
La mejor alimentación posible (en todas sus acepciones)
Escribe: Luciana Pinto
Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

En estas épocas donde a veces parece primar cierta indolencia social, soñadores de todo el mundo predican que Otra economía es posible, como correlato a que otra sociedad sin hambre e inequidades puede germinar. Una sociedad alterativa que garantice la premisa básica de que todos -más allá de cualquier situación personal- tienen el derecho de acceder a alimentos de calidad, nutritivos y de manera constante.
Ninguna persona (o por lo menos nadie sensato) pone en discusión la necesidad de erradicar el hambre. Pero en aras de la realidad, las aspiraciones a otros parámetros sociales suelen pensarse como exclusivos de contextos o latitudes lejanas -como arquetipo resaltan los países nórdicos-, o reconocen en esas aspiraciones un ideario romántico, ilusorio o utópico. O sea, solo lindas palabras.
Sin embargo, algo está en ebullición. Otra economía está sucediendo, de características sociales y solidarias. Un economía que si bien en el largo plazo promueve otro tipo de sociedad -en todo aspecto-, viene progresivamente instituyendo los primeros y sustanciales pasos, como por ejemplo, aquellos vinculados a la soberanía alimentaria, mediante una forma alternativa de producir y consumir los alimentos. Aquí y ahora, para incredulidad de algunos, otro mundo se está gestando.
Comuna 15 (aquí), año 2018 (ahora): desde hace un lustro en el predio de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA) se viene desarrollando una experiencia, cada vez más exitosa, de economía social y solidaria: la Feria del Productor al Consumidor.
Con la firme intensión de robustecer el eje productor responsable - consumidor comprometido, la Feria en Agronomía se destaca por la producción de alimentos sanos, el comercio justo y el intercambio entre productores, la comunidad FAUBA y los visitantes. El círculo virtuoso se consagra a través de la venta directa de los productores a los consumidores sin intermediarios en la cadena de distribución, por cuanto se prioriza la producción periurbana con un total de alrededor de 120 productores de CABA y provincia de Buenos Aires. La comunidad académica, por su parte, pone a disposición sus saberes para controlar y validar que los alimentos cumplan con las normas vigentes para su producción y de inocuidad para su ingesta.
Como digresión, es de resaltar en estos tiempos en que, desde algunos sectores de la administración estatal, parece cuestionarse el rol de la universidad pública, cómo la Facultad de Agronomía de la UBA demuestra una alternativa de vinculación Universidad-Comunidad. Esta unión mejora la cotidianeidad de los ciudadanos, y reafirma así el rol de la universidad pública como institución al servicio de la sociedad, no regida unívocamente por la lógica del mercado.
A lo largo de los últimos cinco años, la Feria de Agronomía se ha convertido en una de las más importantes del barrio y de la ciudad. Cientos de personas la visitan los segundos fines de semana de cada mes para comprar productos de venta directa, promoviendo relaciones comerciales más equitativas. La entrada es gratuita y el acceso es por la Av. San Martín y Nogoyá, o por Av. de los Constituyentes y Av. Beiro.
La rigurosidad en la organización de la Feria es fundamental para ofrecer una buena experiencia al visitante, sin menguar calidad e idoneidad. Para ello los organizadores han constituido seis comisiones para abordar las distintas aristas que hacen a la Feria: monitoreo, organización, armado, residuos, difusión y cultura.
Con la mira puesta hacia la soberanía alimentaria, la Feria del Productor al Consumidor de la Facultad de Agronomía se desarrolla sobre los pilares de la producción sustentable, la economía social y solidaria, el consumo responsable y la alimentación saludable.
Entre soñadores y escépticos, el hambre no discrimina. La soberanía alimentaria estará a la vuelta de la esquina para los primeros, o será inviable para lamento de los segundos. Sin embargo, no es ni una quimera ni una realidad. Es la conjunción de pequeños sueños que se encarnan en la dificultosa realidad del día a día, de feria a feria.
Resultará entonces indispensable que la Feria de Agronomía se afiance, multiplique y se mantenga en el tiempo. Para ello, es necesario que cada vez seamos más los que participamos como productores responsables y consumidores comprometidos. Así que, nos vemos en la próxima Feria.