Visitas:
29 de mayo 2018
42° ANIVERSARIO DE SU DESAPARICION
“Vecinos Inquietos de La Paternal” rindieron homenaje a Raymundo Gleyzer
Escribe: Pedro Santis
Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

El domingo 27 de mayo se realizó un homenaje al documentalista Raymundo Gleyzer en la plazoleta que lleva su nombre en Donato Álvarez y Espinosa, al cumplirse 42 años de su desaparición forzada.
Organizado por “Vecinos Inquietos de La Paternal” desde las 12 hs. junto a distintas organizaciones barriales se reunieron para participar del acto en donde se coloco una nueva baldosa con su nombre. El año pasado se había colocado una baldosa del cineasta pero meses atrás apareció rota.
Durante la jornada también se celebró el Día del Documentalista con espectáculos en vivo, show de magia, radio abierta y choripanes. También participó del acto la hermana de Raymundo, Greta Gleyzer quien dirigió unas palabras a los presentes recordando su vida por La Paternal y su militancia a través del arte con mucha sensibilidad social.
Gleyzer fue secuestrado el 27 de mayo de 1976 por un comando militar a la salida del Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina y fue visto por última vez en el centro clandestino de detención “El Vesubio”.

Raymundo dejó la Facultad de Ciencias Económicas donde estudió hasta los 20 años y se fue a La Plata tras su verdadera vocación, para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Se especializaba en el género documental, aunque dirigió largometrajes de ficción, y también realizó actividades como periodista.
En 1964 realizó “La tierra quema”, un documental que narra la miseria de los campesinos en el noroeste de Brasil, y posteriormente, en 1966, realizó el mediometraje “Ocurrido en Hualfin”, junto con Jorge Prelorán. 
En 1965 inició una etapa en noticieros (Canal 7 y Telenoche por Canal 13) convirtiéndose en el primer camarógrafo argentino que filmó en las Islas Malvinas, desde donde produjo en 1966 una serie documental sobre la vida cotidiana en las islas, para Telenoche, del cual se desprende su documental “Nuestras Islas Malvinas”. 
Como militante del PRT fue uno de los fundadores del grupo "Cine de la Base", usando la cámara como un arma de combate, y ya desde la clandestinidad rodó los mediometrajes “Swift” y “Ni olvido ni perdón”, que lo pusieron en la mira de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) hasta que un grupo de tareas lo secuestró el 27 de mayo de 1976.

Luego del regreso de la democracia en 1983, su obra fue redescubierta por nuevas generaciones de cineastas. Su film de 1973 Los traidores es actualmente considerado como una obra de culto.