Visitas:
27 de mayo 2018
100 AÑOS DEL CLUB "CIENCIA Y LABOR"
Festejos en Villa Gral. Mitre por un siglo de historia
Escribe: Marcelo Corenfold
Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

El barrio se vistió de fiesta y el corazón de Villa Gral. Mitre latió más fuerte que nunca, con una intensidad diferente. El motivo fueron los 100 años que cumplió una institución, símbolo y la más antigua del barrio, la Asociación Vecinal Villa General Mitre “Ciencia y Labor” con festejos que se iniciaron el sábado 24 de mayo y finalizaron el domingo 25 con una fiesta popular.

Festejo Cena
El 24 de mayo, desde las 21 hs., se acercaron los primeros invitados y el salón del 1° piso de la institución se empezó a colmar de vecinos ilustres de ayer y hoy para festejar el centenario de Ciencia y Labor.
Con una perfecta organización y una rica comida se desarrolló la velada, en donde no faltaron las anécdotas, los reencuentros y la alegría de reunirse como aquel grupo de vecinos que decidieron fundar nuestro querido “Centro de Fomento y Cultura Villa General Mitre”.
Durante la celebración se le hizo entrega de una placa de reconocimiento al ex Presidente del Centro Jose Belfi por su enorme contribución como directivo de la institución.
Pablo Salcito, presidente actual de Ciencia y Labor, se dirigió a los presentes haciendo hincapié en que: “La idea nuestra desde que llegamos al club es vincularnos con todo lo que tenga que ver con nuestro barrio”.
Desde sus inicios, un 25 de mayo de 1918, el Centro cumple con sus intenciones fundacionales de bregar por el progreso del barrio y promover las actividades culturales, sociales y deportivas.
A las 12 de la noche, en el salón comenzó a sonar el Himno Nacional con un emotivo canto de todos los presentes, esto dió inició a la entrega de las placas conmemorativas que las instituciones del barrio y de la ciudad rindieron a la institución centenaria: Argentinos Juniors, Junta Comunal de la Comuna 11, Junta Histórica de Villa Gral. Mitre, Fútbol senior de Ciencia y Labor, Club Franja de Oro, Club Villa Sahores, Centro Cultural Resurgimiento, Subsecretaría de Deportes de la Ciudad y de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Festejo Popular
En una jornada en donde el sol y el buen clima acompañó los festejos, los vecinos del barrio pudieron celebrar en Ciencia y Labor los 100 años con muestras y espectáculos durante todo el día.
En una mañana de 25 de Mayo no podían faltar los churros con chocolate caliente para dar inicio a una serie de actividades que se extendieron hasta pasada la tarde noche. A las 10:30 hs. se leyó una reseña, trasladando a los presentes por diferentes momentos de la historia de la institución, se nombró desde la primera Comisión Directiva hasta la actual.
Los presentes pudieron disfrutar las muestras de patín, gimnasia acrobática, danza brasilera, danza jazz, zumba y la exhibición de taekwondo. Además de escuchar al grupo “Encuentro musical”, “Carcamán” tango y a la banda de rock “La Improvisada”. El cierre a puro baile estuvo a cargo de la murga “Los dioses de La Paternal”.

Historia del Centro de Fomento y Cultura Villa Gral. Mitre

Por Benito A. Pereira Ríos

El año de la fundación: 1918

La Fundación del Centro tuvo un marco de resonantes sucesos a nivel mundial. El más conmovedor fue el anuncio de la finalización de la Gran Guerra.
Era presidente de la República Argentina, Hipólito Yrigoyen, quien afrontaba permanentes turbulencias sociales provocadas por sectores obreros. Afrontó la friolera de 196 huelgas durante ese año.
La Comuna inauguraba el Balneario Municipal Sur, conjuntamente con el primer tramo de la Avenida Costanera, se construyó, además, una red de doscientas casillas para bañistas y una gradería de cemento que descendía hasta el río. Esta obra fue recibida con el aplauso unánime de la prensa y la adhesión incondicional de los porteños.
El campeonato de la Asociación Argentina de Fútbol, ya por entonces, despertaba apasionamiento. Multitudes rebosaban las gradas de las canchas de madera de la época.
En ese año la competencia se puso al rojo vivo hasta el final. Pero en definitiva, los colores del campeón fueron el "blanquiceleste de la Academia".
Y cuando la noche caía sobre la ciudad reinaba el sainete. Los espectáculos se eternizaban en las carteleras de "Corrientes la Angosta". En esas noches inolvidables nacía un clásico del tanto: Milonguita...!
Origen de los barrios suburbanos La creciente ola de inmigrantes provenientes de Europa, que venía recibiendo el país desde mediados del siglo XIX, había colmado la capacidad de los conventillos que alguien definió como los espacios exclusivos de la miseria. Los sufridos moradores sobrevivían en condiciones promiscuas, en tanto eran esquilmados impiadosamente por propietarios ávidos de lucros, mayoritariamente pertenecientes a la alta burguesía, tales excesos, contaban con el guiño cómplice del poder político de la justicia ordinaria. ¡Pobres Gringos!; su consuelo era tal vez fantasear con la posesión del techo propio. Con el correr del tiempo, la ansiada aspiración comenzó a realizarse. Esto ocurrió con la difusión del sistema de pago en cómodas cuotas mensuales. Alentados por esa posibilidad, se despertó en ellos una irrefrenable fiebre compradora. Domingos y feriados, nutridas caravanas de ilusionados inmigrantes se trasladaban a los loteos, donde hábiles rematadores les vendían las parcelas, con un simbólico valor agregado de un ¡promisorio futuro!.
Y asentaron con esfuerzo dominical sus modestas viviendas, contribuyendo a formar, nuevas barriadas, carentes durante largo tiempo de los servicios básicos indispensables para procurar una aceptable calidad de vida.
Si bien dicha mora fue imputable en gran medida al vertiginoso desarrollo urbano, se retardaron dichas obras, a causa de la actitud negligente y evasiva tanto de las empresas concesionarias, como de los funcionarios municipales, ya que éstos sus proyectos hacia zonas de mayor poder adquisitivo que la nuestra.
Así pues, transcurrió mucho tiempo antes para que el vecindario donde hoy vivimos contara con las imprescindibles prestaciones. Y ello fue posible, merced a la singular vocación de servicio de fomentistas, que en nuestro barrio, se nuclearon en torno al "Centro de Fomento y Cultura Villa General Mitre".

Vacío dirigencial
Hacia 1918, Villa Mitre se debatía entre el desamparo y la desesperanza. Para colmo de males, no contaba por esos años con líderes fomentistas de peso, que se ocuparan de encabezar las gestiones ante los organismos de competencia, en procura de atenuar los crecientes problemas que afectaban a la barriada.
En rigor, es sabido que, desde 1908, funcionaba en la zona una Liga de
Fomento, que según algunos dichos operaba con sentido selectivo. Era dirigida por un grupo de hombres de sólida posición económica, mayoritariamente propietarios de terreno en la zona.

La fundación
Las circunstancias resultaban ciertamente propicias para el establecimiento de una entidad progresista que bregara sin distingos, por los intereses del barrio.
Así fue como un grupo de vecinos, decidieron fundar el Centro de Fomento y
Cultura Villa Gral. Mitre.
En su declaración de propósitos, afirmaban su intención de propender al progreso del barrio, al promover actividades: culturales, sociales, deportivas y desarrollar gestiones tendientes al mejoramiento edilicio del mismo.
En horas de la noche del 25 de Mayo de ese año, se efectuó la sesión inaugural. El lugar elegido fue el domicilio particular de Manuel Novo, sito en Nazca 1856. Allí quedaron establecidas las finalidades y fundamentos, que guiarían a la novísima Sociedad de Fomento en sus empeños a través del tiempo. Fueron también elegidos los integrantes de la primera comisión directiva.

El precursor y los fundadores
No mucho tiempo atrás desconocíamos el nombre y aún hoy la múltiple trayectoria del gestor de la iniciativa, que culminó con la fundación del Centro. Di con él en forma casual, repasando algunos ejemplares del Villa Mitre, donde se afirma que el impulsor de tal iniciativa fue Juan B. Faruolo, quien a partir de entonces, se convertiría en uno de los más eficaces instrumentos del período institucional que más beneficios brindó,
y mayor reconocimiento cosechó en el barrio de Villa Gral. Mitre.
En lo que llamaría tiempo de aventura fundacional, tuvo nueve compañeros de ruta, cuyos nombres transcribo según el orden establecido en una copia del acta de fundación, datada en 1934. Son ellos: Manuel Novo, Santiago Antonio Yantorno, José Leiva, Germán Quantín, Domingo Brancatto, Antonio Arlengo, Valentín Franzoni, Pedro Juan Colombo y Daniel Graco. Con Faruolo suman diez los que legítimamente pueden mencionarse como fundadores.