Visitas:
22 de Abril 2016
AUTOPISTA RIBEREÑA
Conectar las autopistas Buenos Aires-La Plata e Illia y crear nuevos espacios verdes
Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

El "Paseo del Bajo", es un proyecto de seis kilómetros que conectará las autopistas Buenos Aires - La Plata y la autopista Illia, al tiempo que creará nuevos espacios verdes en la zona del bajo.
El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, presentó el proyecto y aseguró que la iniciativa servirá para "unir el norte con el sur, y tener una sola Ciudad".
Para el transporte de carga y colectivos la obra será bajo tierra, con parte tapada y parte en trinchera, con una salida al puerto para los camiones y otra a Retiro para los colectivos. Habrá carrilles a los costados para los autos particulares.
El "Paseo del Bajo" se extenderá desde la Autopista Buenos Aires - La Plata sobre las avenidas Alicia Moreau de Justo y Huergo - Madero, y luego por las avenidas Ramos Mejía, Antártida Argentina y Castillo hasta su empalme en el norte con la Autopista Illia.

El proyecto lo llevará adelante el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño a través de la empresa estatal AUSA junto a la Corporación Puerto Madero. Tendrá un costo cercano a los 650 millones de dólares que serán financiados por un préstamo internacional del Banco de Desarrollo de América Latina CAF de 400 millones de dólares, con fondos propios de la Ciudad y de la Corporación Antiguo Puerto Madero.
Dentro del financiamiento, el Gobierno de la Ciudad tiene previsto que el proyecto se cubra con la venta del terreno ferroviario conocido como Empalme Norte.
El predio, estratégicamente ubicado entre Catalinas y Puerto Madero, se encuentra comprendido entre las avenidas Eduardo Madero, Antártida Argentina, Cecilia Grierson y San Martín y consta de 90.000 metros cuadrados. Si se autorizase en el lugar el mismo tipo de construcción que en Catalinas Norte, se estima que la superficie edificada podría ascender a cerca de 250.000 metros cuadrados.
Su venta al sector privado para desarrollo de oficinas y emprendimientos comerciales permitiría obtener unos 250 millones de dólares.
No obstante, aún no ha sido aclarado qué ocurrirá con la conexión ferroviaria que existe en la zona una vez que se concrete el Paseo del Bajo. Cabe recordar que en el área existen vías operativas que permiten la vinculación de los ferrocarriles Mitre, Sarmiento y Roca entre sí y de estos con el Puerto de Buenos Aires. Si se levantaran estas vías, Buenos Aires perderá parte de su interconexión ferroviaria sin solución de continuidad.
En el ámbito ferroviario la venta de esta playa de cargas ubicada en el corazón de Buenos Aires comienza a verse como una suerte de reedición del viejo proyecto inmobiliario que existió durante la década del 90 en el área de Retiro, que buscaba construir un gigantesco emprendimiento aprovechando los terrenos de las parrillas ferroviarias, la zona portuaria y hasta las propias estaciones terminales de Retiro, que quedarían desafectados.
Especialistas internacionales en transporte suelen destacar y elogiar que Buenos Aires haya conservado el derecho de paso de los ferrocarriles y los terrenos que corresponden a la traza, como una condición que permite la prestación efectiva o potencial de servicios con los que otras metrópolis latinoamericanas apenas pueden soñar –motivo por el que deben impulsar alternativas del tipo metrobús.