Visitas:
6 de Febrero 2016
PARQUE LEZAMA
Un parque, una historia… y su actualidad
Escribe: Ivanna Marisa Rodríguez
Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

Ubicado en el barrio de San Telmo, precisamente limitado por las calles: Defensa, Av. Brasil, Av. Paseo Colón y Av. Martín García, el Parque Lezama está emplazado sobre una barranca natural.
Basta verlo, para recrear el paisaje hacia el año 1536, cuando este ámbito no tenía árboles, y el río llegaba al pie de la barranca, que constituía una pradera levemente ondulada. La importancia del parque está en la conjunción de su valor histórico, y en la riqueza vegetal que allí se encuentra.
El Parque Lezama tiene prehistoria e historia novelesca. Para algunos, fue el lugar elegido por Pedro de Mendoza para su asentamiento en 1536.
A fines de 1700, la Compañía de Filipinas instala en el parque el depósito de negros esclavos. En la primera invasión inglesa las tropas cruzaron el Riachuelo, avanzaron por la calle Defensa, llegando hasta la Plaza Mayor (hoy Plaza de Mayo).
Muchos fueron los personajes que pasaron por estos terrenos. Algunos instalaron sus quintas como la de un tal inglés, Mackinlay, frente al río. Sobre el edificio de la misma, flameó la bandera británica, y por ese motivo la gente se acostumbró a llamarla "la quinta de los ingleses".
Luego, con los años y después de haber pasado por otros propietarios, la quinta fue vendida a Don Gregorio Lezama, en el año 1857, quien fue un rico comerciante salteño. Lezama, extendió la quinta, la rodeó con un alto cerco de rejas de hierro y formó allí un jardín magnífico, con plantas y árboles de distintos y exóticos lugares del mundo, muy costosos, adornándola también con estatuas y jarrones. Desde el mirador de la quinta, las familias patricias podían contemplar un bellísimo paisaje: el río en toda su amplitud, el barrio nuevo de la Boca con sus pintorescas casas de madera, las grandes quintas situadas sobre la ciudad, baja, chata, en la que los tejados oscuros contrastaban con las cúpulas relucientes de las iglesias.
Hacia 1871, durante la epidemia de fiebre amarilla, la residencia de Don José Gregorio Lezama, funcionó como lazareto para luego pasar otra vez a su dueño. Al fallecer, su viuda, Doña Angela Alzaga de Lezama, vende a la Municipalidad las tierras donde se encuentra el parque, con la condición de que éste llevase el nombre de su esposo ya fallecido. Fue resuelto como parque en 1894.
Según posteriores excavaciones al terreno, se comprueba que allí existieron en su actual superficie una larga serie de edificios de la más variada índole: una escuela, viviendas, una plaza de toros, bares, varias pérgolas, y algunas esculturas, todo esto se demolió.
La vivienda, hoy Museo Histórico Nacional, es un claro exponente de la arquitectura de vivienda suntuaria, el conjunto permite apreciar como vivían las familias acomodadas en 1800.
El Parque Lezama fue uno de los más importantes paseos de la ciudad, centro de la vida social. Un pequeño tren recorría sus jardines, contaba con lago artificial, tambo, teatro al aire libre, un circo y un auditorio. Todavía conserva algunas obras de arte que colocara en el lugar Don José Gregorio Lezama. Leones de bronce nos acompañan en su andar y recorrido y son testigos de aquellos años en que los grandes ruidos de la ciudad no estaban presentes.
Cito algunas líneas de un poema de Raúl González Tuñón, "A la sombra del Parque Lezama:
"En el parque del sur anguloso y cordial
que el humo de las
fábricas añora desde lejos
y cuyo territorio dos barrios se disputan;
en el lugar que aman apasionadamente
los gorriones, los pibes, las novias,
los poetas,
las mariposas y los atorrantes".

Actualidad del Parque
Asamblea Parque Lezama

A un año de pedir que se concluya con la obra del Parque Lezama, y exigir la apertura sin rejas luego de 11 meses los vecin@s volvemos a convocarnos por el estado del Parque.

Una de las cosas que más nos preocupaba a los vecin@s y en especial a quienes integramos esta Comisión Vecinal era saber el después, una vez que terminara la obra como se iba a mantener la misma y si estaba contemplado el presupuesto necesario para que no se deterioren las obras millonarias.

Hace rato venimos denunciando la falta de riego en algunas zonas del parque y la excesiva agua que inunda otras lugares del mismo. Uno de los puntos importantes de la licitación era el del sistema de riego y renovación de suelos, por esto pedimos hace alrededor de dos meses a través de un pedido de información pública ley 104 se nos informe si efectivamente estaba en funcionamiento este sistema. Nos enviaron un plano del mismo y cuidadosamente hemos tratado, cada vez que vamos al Parque (con alegría de que como no esta cerrado podemos hacerlo en muy variadas horas), de verificar la existencia y el funcionamiento del sistema de riego, sin éxito alguno.

Otros de los puntos que relevamos fue la falta de 3 hamacas y la calesita del sector de juegos la cual está depositada hace meses al lado del cuarto de baño, baños que a propósito siguen cerrados, no sabemos si están terminados, pero si, que estaba en el presupuesto millonario.