Visitas:
5 de Febrero 2015
CONSTRUCCIÓN LLAMADAS “CHORIZO”, TÍPICAS ITALIANAS
Características de las primeras viviendas de nuestro barrio
Escribe: Marcelo Corenfold
Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

Las historias de los orígenes de cada barrio son bastante similares. Primero había potreros baldíos de propiedad estatal o privada, tambos y hornos de ladrillo, alfalfares o cultivos diversos. Entre ellos se construía una que otra casita y subsistían las quintas de las familias patricias. Paulatinamente, bajo el estímulo del ferrocarril, se hacían los primeros loteos. La llegada del tranvía valorizaba los terrenos y empezaba la construcción de viviendas en serie. Las ofertas que publicaban los periódicos muestran el avance social que representaba dejar el conventillo céntrico y hacerse la casa propia.
La actividad privada estaba vinculada en mayor grado que la pública con la edificación en serie de casas para empleados y obreros. La Comisión de Casas Baratas, formada por ley nacional aprobada en 1915, entregó las primeras viviendas recién en 1920. Pero desde años atrás otras entidades venían trabajando en el mismo objetivo. Por ejemplo la cooperativa obrera de La Paternal, cerca de la Chacarita (1903).

Las primeras viviendas tanto de La Paternal y Villa Gral. Como de los barrios cercanos Mitre hasta mediados de la segunda década de este siglo, tuvieron características propias bien definidas; derivadas de la casa colonial, tomó de ellas su disposición a lo que se refiere a la habitación, galería y patio.

Casas bajas, de construcción llamadas “chorizo”, típicas italianas donde se le da gran importancia a la cocina que era el lugar donde sus habitantes pasaban el mayor número de horas. Casi todas ellas tienen un pequeño jardín en el frente y atrás un espacio verde dedicado a la huerta y gallinero.

Los ambientes de las casas están construidos en hileras y están recostados sobre la medianera, comunicados entre si, y con salida a un patio.
Las casas se edificaban por etapas, a medida que se contaba con recursos económicos (con la ayuda de amigos y parientes).
Permitió a los inmigrantes una capitalización progresiva.

El patio principal tenía una gran importancia para sus habitantes y por lo tanto se le destinaba un generoso espacio. En las casas chorizos el sector techado predominaba sobre el abierto.
En el fondo las casas tenían su patio secundario en dónde se lo usaba para lavar y tender la ropa. Allí estaba el baño a la turca, con inodoros y lluvia, revestidos de azulejos.

El zaguán era la única entrada a la vivienda. La principal a la calle, segura y fuerte, la otra comunicaba con el patio principal (filtro de los primeros noviazgos).
Construidas al lado del zaguán estaban las habitaciones sobre la calle. Por lo general era un ambiente que estaba destinado a recibir a los invitados, un lugar preferencial. Algunas contaban con un balcón a la calle. Habitaciones con salida al patio. La sala principal, los dormitorios, el comedor y la cocina, es decir la totalidad de los ambientes, tenían salida al patio y todas, casi siempre, estaban techadas con chapa de zinc.

En nuestro barrio se pueden encontrar casas que en su mayoría, perduran desde hace más de 80 años. Estas, en general, son construcciones de una sola planta con jardín al frente.