Visitas:
13 de Enero 2019
PROTESTAS EN ESQUINAS DEL BARRIO
Nuevo cacerolazo contra los aumentos 
Escribe: Mónica Rodríguez
Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

El viernes 11 de enero se realizó por tercera semana consecutiva un ruidazo que se convocó principalmente desde las redes sociales, cadenas de whatsapp y de la cual se hicieron eco algunos medios masivos de comunicación.
El evento se replicó a lo largo y a lo ancho del país pero tuvo su mayor repercusión en ciertos barrios de la ciudad (en La Paternal el punto de encuentro fue Av. San Martín y Juan B. Justo y en Villa Gral. Mitre la intersección de Av. Juan B. Justo y Boyacá el lugar para manifestarse). A diferencia del primero, los últimos ruidazos triplicaron en general la cantidad de gente que se congregó en esquinas y plazas con sus cacerolas, silbatos, cornetas o simplemente con sus palmas a manifestar su enojo.
Estas protestas se dan fundamentalmente contra los aumentos de tarifas que se están haciendo insostenibles para miles de familias y para PYMES que ven poner en jaque su continuidad sobre cuando alguno o varios de los servicios públicos (gas, electricidad, agua) son insumos que utilizan de manera intensiva para brindar sus prestaciones en un contexto de caída abrupta de las ventas.
En estos encuentros callejeros también subyase la desilusión y el desencanto de quienes creyeron en las promesas del gobierno y lo vieron como una alternativa. En otros, hay repudio tajante y claramente opositor a todas las políticas públicas que llevan adelante porque entienden que atentan contra los trabajadores y contra una clase media (cuentapropistas, pequeños comerciantes, industriales y prestadores de servicios como así también profesionales) que se va viendo ahogada por la creciente carga impositiva, el aumento exponencial de los servicios públicos y un claro retroceso en sus ingresos relativos que cada vez les alcanza para cubrir un menor porcentaje de gastos que ven multiplicarse. De ellos, algunos tienen la suerte de poder apelar a reservas ganadas en tiempos de bonanza y otros se están endeudando a tasas astronómicas para poder hacer frente a gastos corrientes aunque difícilmente puedan salir airosos de esos compromisos.

Razones del ruidazo por parte de diferentes espacios
Los argumentos los expusieron en un comunicado que en sus partes centrales decía:
“La población no soporta más tarifazos, su implementación es de una injusticia absoluta. El sacrificio frente a esta crisis sólo lo soporta un sector de la sociedad y pone en riesgo la capacidad económica de las familias para acceder a bienes mínimos para una vida digna. Sólo sufren el ajuste las familias, las pequeñas empresas y las organizaciones comunitarias mientras las empresas del sector energético y del sector financiero siguen ganando miles de millones de pesos por año.
“Tenemos un sistema energético, un mercado de alimentos y un mercado inmobiliario dolarizado o que establece los precios internos de acuerdo a los precios internacionales, mientras el ingreso familiar en pesos va detrás de la inflación y ya no alcanza para afrontar los constantes aumentos de los alquileres, los alimentos y los servicios públicos.
“Por esto la devaluación del tipo de cambio en vez de generar competitividad produce una inflación de los precios internos que ahoga la economía familiar y de las pequeñas y medianas empresas.
“Los aumentos en las tarifas proyectados incluso quedarán muy por encima de la inflación que el propio Gobierno estima en alrededor del 23% para el 2019.
“Desde inicio del año 2016 los incrementos acumulados de los servicios públicos domiciliarios fueron, en promedio, del 2.057% en gas natural, de 1.491% en energía eléctrica y de casi un 1.000% en el servicio de agua potable.
“En cambio, las últimas cifras oficiales publicadas por el Indec informan de una caída interanual del 12,4% del salario en el sector privado y del 13,2% en el sector público. En comparación con octubre de 2015 el retroceso fue del 14,9% en el sector privado y del 18,5% en el sector público.
“Por otra parte, Estadísticas de la CABA informa que el índice de precios al Consumidor en el 2018 fue de 46,8 %(Inflación) mientras el ingreso total familiar sólo incrementó un 27,3%.
“El costo para acceso a los servicios públicos domiciliarios pasaron de representar un 6 % del salario mínimo al 23 %.
“En Europa se considera que una familia está en situación de pobreza energética si el 10% de sus ingresos es destinado al pago de los servicios públicos. ¿Cuántas familias destinan mucho más en Argentina para afrontar las tarifas?
“Para el colmo, el Estado Nacional ha provincializado los subsidios para las tarifas sociales determinando que cada provincia debe hacerse cargo a partir del 2019 del costo de las tarifas sociales, generando desigualdad y lavándose las manos de las consecuencias que esto pueda traer para la economía en las provincias y en las familias. Tan es así la despreocupación por la suerte de las familias de los sectores populares que en plena implementación de la provincialización de las tarifas sociales todo el gabinete y el presidente se encuentran de vacaciones luego de aumentarse sus sueldos. Una ética de funcionario público de muy baja intensidad.
“Las familias viven la incertidumbre y la angustia diaria por no tener los recursos económicos para comprar alimentos, pagar el alquiler, las expensas o abonar los servicios. Para esto se endeuda con las tarjetas de crédito a intereses usuarios. Parece que semejante penuria no es suficiente, las concesionarias de distribución de energía están amenazando a las familias con incorporarlas en el Veraz por sus deudas. No sólo se contentan con cortarles el servicio sino también con perjudicar el crédito de las familias. La animosidad del mercado energético que se siente poderoso por el aval del Estado Nacional que no pone ningún límite.
“El objetivo principal es frenar el Tarifazo pero también vamos por una reforma institucional que reconozca realmente la Democracia Participativa para romper con la ajenidad de la clase política a las necesidades de la población, para que no estemos constantemente pidiendo respuestas a nuestros representantes para no ser escuchados.
“Todos los habitantes tienen el derecho humano a acceder a un mínimo necesario de Energía y a cada uno de los Servicios Públicos que les garantice el disfrute y goce de un hábitat adecuado y de una vida digna, con independencia de sus capacidades económicas. No debe permitirse a ninguna concesionaria que corte el servicio por falta de dinero de una familia. La Energía no es una mercancía, es un Bien Social y acceder a ella, un Derecho Humano.” Observatorio de Derecho a la Ciudad.

 

Negarlo, hacer caso omiso como que no existiera como catalogarlo de iniciativa "opositora" parece una lectura simplista y reduccionista con incapacidad de leer el trasfondo de un malestar mucho más profundo que cala en un sector fundamental del país que esta siendo castigado sistemáticamente y que paradojicamente es el que más ha puesto el hombro para sostener el aparato productivo de Argentina.
Los trolls y fanáticos de siempre, como ocurría en la anterior gestión y sigue pasando hoy, se ocupan de distorsionar la realidad, defender (por convicción o puro interés mezquino) lo indefendible  y denostar al que piensa distinto sin el menor sentido de autocrítica. Flaco favor le hacen estos adeptos "al gobierno de turno" creándole una "campana de cristal" que se transforma en una encerrona que le impide hacer una adecuada lectura de la realidad y ver que este síntoma que hoy está manifestando la sociedad va a ir in creyendo en la medida que no sea escuchado, atendido y solucionado. 

Por lo pronto, los ruidazos parece que llegaron para quedarse y el del pasado viernes promete no ser el último.