Visitas:
3 de enero 2014
LAS OLAS Y EL VIENTO (SUCUNDUM…SUCUNDUM…)
El verano de nuestro barrio

Escribe: Marcelo Corenfold

 

Copyright © 2013 nuestrobarrioweb.com.ar - Medio Digital Comuna 11 y 15 – Todos los Derechos Reservados

Y si no hay olas pronto a romper, ni viento y arena que no dejen ver o estamos lejos del frío del mar que nos haga tiritar, ¿cómo nos las rebuscamos para transitar y disfrutar esta calurosa época del año? ¿Qué hacemos los vecinos de La Paternal, Villa General Mitre o Villa Santa Rita en estos meses de vacaciones?
Un estudio realizado a nuestros vecinos, a base de encuestas personales, nos proporcionará algunos indicios que nos permitan esclarecer, aunque sea una brizna, cómo y cuáles son los comportamientos, elecciones y consumos que adoptamos durante el verano los que habitamos en nuestro barrio.
La abundancia de bares y restaurantes junto al culto a la amistad son particularidades tan relevantes de la ciudadanía porteña, que al momento de responder acerca de qué actividades realizan en el tiempo libre, “Salir a tomar algo con amigos/pareja” y/o “Cenar fuera de casa” fueron las respuestas elegidas por antonomasia. Si durante el año siempre hay tiempo para tomarse un cafecito o una cerveza, en el primer bimestre esto se acentúa gracias al ritmo más desacelerado y al clima cálido. La predisposición para deleitarnos con estas satisfacciones aptas para toda edad, bolsillo y estado anímico se incrementan.
Pero no sólo de comulgar vive el ser humano en verano.
Harto sabido es que la lectura ociosa cuenta con mayor aceptación. El vacío generado por el receso de algunas actividades cotidianas es llenado, en parte, por libros. Los habitantes de nuestro barrio presentan una mayor preferencia a la “lectura de libros” en el tiempo libre que el resto de los vecinos de la Ciudad. Si a ello, le sumamos que también declaran “ir a conciertos/recitales”, “ir al teatro” e “ir al museo”, entre otras actividades culturales, con mayor aceptación y predisposición que el resto de los vecinos de otras comunas; es posible esbozar que ostentamos un consumo cultural cuantitativo y cualitativo más desarrollado en comparación con esos otros barrios. 
La cultura mantiene en forma el alma y el músculo cerebral. Sin embargo, como bien dice la cita latina que figura en el escudo de la Asociación Atlética Argentinos Juniors, mens sana in corpore sano. Dicho lema resulta un mandato ya que, relacionado al cuidado del cuerpo, los vecinos de los barrios linderos al club de La Paternal resultan más dedicados al ejercicio y el deporte que el resto de los porteños. Entre las principales actividades físicas nuestros vecinos declaran “ir al gimnasio”, “jugar al fútbol” y “hacer caminatas”. También se destaca el “control de calorías” en las comidas y la “realización de régimen” pero por voluntad propia, es decir, sin orden o tutela de un médico.
Entre otras de las actividades más realizadas en el tiempo libre “salir de compras”, ir a una “tienda departamental” o “ir al shopping” fueron remarcadas con ahínco. El shopping más visitado es el “Abasto de Buenos Aires”. La era del capitalismo ha logrado con éxito que el comprar se vuelva una afición y adicción.
Las “escapadas de fin de semana” son altamente valoradas como recurso de descanso, para aquellos que se quedan en la ciudad, especialmente entre nuestros vecinos.
En esta breve jerarquización y descripción de nuestros comportamientos veraniegos encontramos en la cima de la lista de las actividades realizadas en el tiempo libre que lo primero sigue siendo la familia.Más del 75% de los encuestados respondieron como principal actividad el “estar con la familia”. 
El estudio que sirvió de base estadística para la redacción de este artículo no contempla todos los aspectos de la población encuestada ni de todas las actividades que atraviesan su vida. Pero si una gran cantidad de sus cualidades más usuales. Por tal razón, resulta ser una radiografía actitudinal que nos permite ver a contraluz un poco más sobre cómo somos. La metodología del estudio estuvo sustentada por entrevistas personales, cara a cara en los hogares. Los entrevistados fueron Hombres y Mujeres de 13 a 64 años de la Capital Federal. Esta clase de estudios son útiles para conocer a fondo el comportamiento de un grupo poblacional, tanto en su conformación, análisis de hábitos y actitudes frente a distintas situaciones y rubros.